Percepción del arte huichol

Percepción del arte huichol

octubre 23, 2018 0 Por Álvaro Ortiz López

 “Se llama arte huichol toda expresión, manifestación, creación, realizada  por creadores colectivos pertenecientes a alguna de las comunidades, de los pueblos, o de la nación Wixarika (huichol)”. 

     La nación Wixarika (huichol) se asienta desde los tiempos remotos por la cuenca de la Sierra Madre Occidental en los estados de Nayarit, Jalisco, Durango y Zacatecas. Desde este lugar, los colectivos Wixaritari (huicholes) hemos cultivado y ejercido nuestra propia cultura, de la cual hemos canalizado en manifiesto de las creaciones y expresiones artísticas. Sin embargo, últimamente algunos de nosotros nos encontramos obligados a dispersarnos de manera temporal y a veces por largos periodos a distintos estados de la república mexicana a causa de diversos factores sociales. 

Resultado de imagen para san andres cohamiata jalisco 
     
Al transcurrir los años, la práctica de nuestros Usos y Costumbres ha propiciado sensibilidad en cada uno del colectivo Wixarika (huichol), y ello, ha arrojado posibilidades múltiples de expresar nuestras ideas artísticas. A consecuencia de ello,   ha germinado la semilla, incluso ya le brotaron las primeras hojas, las primeras flores, como también los primeros frutos.
     Esta es una muestra del proceso de culturalización, que permite ver que se está cumpliendo con el ciclo natural de un árbol que fue sembrado en tierra fértil por manos sabias y gotas gordas del sudor de la frente de nuestros antepasados. Que ante ello, nuestra generación le corresponde no solo cuidar del árbol existente, de aquel que aparte de frondosa sombra también da frutos. Sino crear conciencia, propiciar motivación para que cada generación tome acción de sembrar más, más y más árboles. Es decir, no quedarnos deslumbrados admirando las obras artísticas de nuestros ancestros, sino crear nuevas obras de arte que también puedan admirar nuestras futuras generaciones y que ello, a la vez, signifique la fuente inagotable de inspiración para futuros artistas. 
     Este ha sido parte del proceso de nuestra construcción, un camino continuo del quehacer cultural, de la idea que partiendo de la nada busca  hacerse tangible, del sentir que desea plasmarse, materializarse en una obra de arte comunitaria. El pueblo Wixarika (huichol) junto con los demás pueblos indígenas de México y de otros países, nos caracterizamos en llevar acabo la práctica de la sabiduría ancestral, que nos fortalece y nos hace en todo momento ser pueblos con identidad, en base a ello, venimos construyendo nuestras artes que han sido reconocidas por los demás pueblos y por la sociedad en general. Incluso si ven una obra artística en proceso de creación hay quienes se dan tiempo para detenerse a observar, si ven que vale la pena se toman la molestia de preguntar. ¿Cuál es el nombre de este arte?  ¿Qué origen tiene? ¿Cómo se hace?

 Resultado de imagen para sierra madre occidental nayarit
     Así es como las artes de los pueblos indígenas, nuestras artes comunitarias, logran el proceso de socialización. El proceso de socialización de las obras de arte es un campo fundamental que debemos atender con todas las energías, conocer las obras de arte de los artistas de nuestros pueblos es de suma importancia. En el caso particular del pueblo Wixarika (huichol) reconocen nuestras obras de arte con el nombre de arte huichol
     Es la expresión comunitaria más legítima que poseemos los pueblos indígenas, es el resultado de la sabiduría que deriva de nuestro mismo pueblo, que se origina del ejercicio de nuestro misticismo, de la práctica y abordaje de nuestros símbolos, de nuestro quehacer cotidiano. Como de nuestra contemplación, de nuestra reflexión, de nuestra expresión, de nuestro sentir, del recorrer de nuestros caminos, del cruzar de nuestros ríos, de los viajes de la vida en sí, que han formado parte de nuestra existencia como colectivos comunitarios. Nadie puede apropiarse de los conocimientos de nuestros pueblos indígenas, pues por si mismos poseen fuerza cultural, de manera paulatina, si quieren creer, lentamente en alianza con el tiempo se han convertido en conocimientos comunitarios, en ello radica su fortaleza. 
     En el recorrer de los caminos de la vida vamos todos los pueblos indígenas a pasos firmes, y a través de nuestras huellas vamos narrando las voces vigentes que yacen en nuestra memoria y nos recuerdan no olvidar las narraciones de nuestros padres,  mismos que abordaron en su momento las narraciones de nuestros abuelos, y ellos a la vez, las portentosas memorias de nuestros bisabuelos.  
     A través del tiempo se escuchan, como se seguirán escuchando de viva voz, el habla de nuestros antepasados. Las vibraciones, oscilaciones fonéticas del timbre de dichas voces nos hacen sentir el tiempo pasado en sucesos recientes. Ellos saben envolver, conservar, aumentar su voz en el tiempo, atar sus palabras con fibras de ixtle que retoñan en cada ciclo, sobre envoltura de metáfora que nunca llegará a su caducidad y ende seguirán diciendo:

 Resultado de imagen para sierra madre occidental nayarit
     
“Fue como un aleteo del vuelo de un ave vestido de plumaje de ancestro enchaquirado, que emergió del centro de la tierra, se dirigió a cuatro horizontes y después, trazó cinco direcciones. Partiendo del centro de la tierra rumbo al oriente, del oriente al poniente, del poniente al sur, del sur para culminar al norte. En el plumaje del vestir del ave ancestro se descifraban cinco montañas cargadas de sabiduría, las cinco montañas ocultas entre nubes de máxima densidad. En las faldas de la montaña del centro, en bajo relieve se tejía en hilos de estambre la figura del felino.  En las faldas de la montaña del oriente, se hallaba en estampa la imagen del águila bicéfala a base del pigmento vegetal ‘uxataxa+ye. En las faldas de la montaña del poniente, se ilustraba en bordado de punto de cruz la serpiente agua madre. En las faldas de la montaña del del sur, se ilustraba la silueta del venado cola blanca a base de la pintura de estambre. En las faldas de la montaña del norte, se dibujaba el maíz de cinco colores a base de chaquira. Lenguaje de colores contrastaba en el reflejo de espejos de las aguas que sumergían a la profundidad y el bagaje del destino de los cinco sueños desconocidos aun”

     Desde entonces, el sentir Wixarika (huichol) se traduce como sinónimo de saber hacer interpretación, saber interpretar su propio universo en cada actividad realizada, en cada obra artística. Que cada actividad realizada contraste y conjugue con el timbre de la tonalidad de la voz, con las dactilares  de las huellas, con los sueños, como con el rostro del colectivo Wixarika (huichol). 
     Visión convertida en misión, acción que da origen y fundamenta la práctica ritual, de aquello que se conoce en todos los pueblos indígenas como Usos y Costumbres.