Presentación

Álvaro Ortiz López-Puwari

Semblanza

Puwari (Álvaro Ortiz López) nació en la Sierra Madre Occidental el 24 de octubre de 1973 que actualmente comprende los estados de Jalisco, Nayarit, Durango, Zacatecas, México. Se forma como colectivo Wixarika (huichol) en las prácticas de usos y costumbres de su comunidad Tateikita (San Miguel Huaiztita) acompañado de su madre Xitaima (Tomasa López de la Cruz) y de su padre ‘Uxaniere (Lucas Ortiz Montoya). En dicha familia inició a enseñarse elaborar mats+wa (brazalete), tsik+ri (ojo de dios), entre otros objetos rituales. Conforme iba creciendo tuvo la oportunidad de acercarse a escuchar la voz de Tatewari (abuelo fuego), a sentir las vibraciones de Tateiyurienaka (madre tierra), a ver huellas de color comunitario y a pronunciar palabras dictadas por Tamatsi Kahauyumarie (nuestro hermano mayor sin identidad). Así mismo tuvo vivencia en elaboración de kukatsaiyari (tejido de chaquira) con su madre Xitaima. De igual manera, procesos de labranza de la tierra y viajes a distintas direcciones en compañía de su padre ‘Uxaniere.

El pueblo Wixarika (huichol) invita al colectivo a que se enseñe a sí mismo a interpretar su universo. Cada colectivo es puesto ante la posibilidad de aprender a aprender mediante el ejercicio de los Usos y Costumbres, mismos que en el transcurso del tiempo hacen identidad de vestuarios, símbolos, cantos, sueños, lenguajes, pintura de chaquira, de estambre, tejidos y bordados. Cada colectivo cumple el dictado del deber en memoria de sus ancestros. De esta manera renace y vuelve a florecer el sentir de su búsqueda por medio de las creaciones que se vuelven tangibles y conjugan las manos de los creadores artísticos. Y así hacen nierika comunitaria, rostro del pueblo.

Como el “Vochol”, “Pianol”, “Darth Vader”, por mencionar algunas huellas de color comunitario que pintan el rostro del pueblo Wixarika, el rostro de Nayarit, el rostro de México y del mundo, estas huellas han sido arrastradas por corrientes de vientos a pies descalzos y polinizadas en distintos estados de la República Mexicana y más allá de las fronteras, como los Estados Unidos de Norteamérica, Francia, Alemania, Bélgica, España y han generado algunas viralizaciones en redes sociales en esta era del saber. Algunas instituciones públicas y privadas han otorgado a estas huellas de color comunitario premios y distinciones estatales, nacionales e internacionales tales como el Gran Premio Nacional de Arte Popular (1995), Reconocimiento del New York International Gift Fair (2005), Premio de
Adquisición Emilia Ortiz (2006) entre otros.

Exhibiciones de arte

Sus obras de arte se han exhibido en diversos estados de la república Mexicana:
Nayarit, Jalisco, Durango, Colima, Sinaloa, Baja california, Aguascalientes,
Puebla, Nuevo León, D. F., entre otros. En ciudades de Estados Unidos de
América: Seattle, Washington. New york, NY. Las vegas, Nevada. Museo
Smithsonian de Washington, D. C. Museo de San Diego, California. Aero puerto Internacional de Denver, Colorado. Houston, Texas. Y en Europa en Francia, Alemania, Belgica, Holanda, Suecia, Finlandia, España entre otros.